Tendinopatía de bíceps

tenndinopatiaLa tendinopatía de bíceps o tenosinivitis de bíceps es una afección  típica en perros de agility o flyball, y  perros de raza grande con sobrepeso, aunque también pueden aparecer en perros sanos que no hacen deporte. Está causada por lesiones repetidas de esfuerzo e incluye al bíceps braquial y su tendón.  ¡

 

 
clase-6-28-638

El bíceps braquial, un músculo fusiforme que ocupa la superficie cranela del brazo, se inserta en la escápula mediante el llamado tendón supraglenoideo, se desliza por el surcointertubercular (donde se ubica la bolsa bicipital, comunicada con la sinovial articular) y se inserta en el radio a nivel de su tuberosidad bicipital. Es el encargado de la flexión del codo, la extensión del hombro y la tensión de la fascia del antebrazo. Se encuentra irrigado por las arterias bicipital, circunfleja y ulnar transeversa; e inrevado por el nervio musculocutáneo.
La causa de la tendinopatía de bíceps en perros deportistas se encuentra en los contactos “two-on two-off ” (por ejemplo, los ejercicios en balancines), el aterrizaje sobre los miembros anteriores, los giros rápidos, la sobreextensión muscular y las contracciones repetititivas del músculo con el codo extendido o el hombro flexionado.

 

jumping-dogEn cuanto a los signos clínicos, los perros con tendinopatía de bíceps presentan dolor a la palpación directa en el tendón del bíceps,así como dolor al flexionar el hombro mientras se extiende el codo. Rehúsan saltar y les cuesta girar hacia el lado, los pasos se acortan y presentan una cojera de moderada a severa que empeora con la actividad. En vasos crónicos es frecuente el acortamiento adaptativo del bíceps, limitándose la extensión del codo.

Para su diagnóstico por imagen, las radiografías no suelen ser útiles, mientras que la lesión es detectable mediante resonancia magnética nuclear, ultrasonografía y artroscopia sí permiten apreciar la lesión, siendo la artroscopia es la técnica de referencia.

El tratamiento de los casos agudos de tendinopatía de bíceps consiste en la administración de antiinflamatorios no esteroideos, crioterapia, inyecciones intraarticulares de cortisona o ácido hialurónico y la rehabilitación. La terapia láser en la que estamos especializados está especialmente recomendada ya que estimula la circulación y la retirada de productos de deshecho, evitando de este modo las adherencias. También es útil la acupuntura.

En cuanto al tratamiento de los casos crónicos, se recomiendan masajes de fricción transversales profundos, calor, terapia de ultrasonidos, crioterapia, acupuntura y laserterapia. Si no responde a una terapia conservadora, deberá considerarse la cirugía.

En los casos de perros deportistas, tras la rehabilitación se deberá proceder a un reentrenamiento en el que se deberá prestar especial atención al calentamiento.

Teresa Aguado

Laservet

Bibliografía:

Sherman O. Canapp, Jr. Challenging forelimb lameness: The shoulder (Proceedings). CVC in San Diego Proceedings. 2010

Houlton JEF et al: Manual de Alteraciones Musculoesqueléticas en pequeños anímales. Ediciones S. 2010.

Prydie D., Hewitt I. Practical Physiotherapy for Small Animal Practice. Wiley Blackwell

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *